¿Cómo evitar ser un Guiri Gamba? (en el gimnasio)

Tal vez te sorprendas, pero hacer ejercicio y tomar el sol tienen mucho en común. En este post, os explicamos como, y también porque es importante que no seas un guiri gamba en respeto al entrenamiento físico.

1. Tanto el ejercicio como la exposición al sol son muy importantes para la salud.

Evolucionamos siendo cazadores-recolectores: diariamente, realizábamos una búsqueda muy activa de alimentos al aire libre. Nuestros cuerpos aún necesitan esta dosis diarias de movimiento y radiación UV para mantenerse saludables.

2. «Sola dosis facit venenum» – La dosis hace el veneno

Aunque el sol y el ejercicio son esenciales , no debemos abusar de aquello demasiado bueno.

Demasiado sol y te quemarás. Las quemaduras solares además de ser dolorosas y desagradables, también pueden provocar sarcomas cancerosos – Un motivo fuerte que no seas un guiri gamba!

Demasiado ejercicio puede conducir al sobreentrenamiento, dejando como resultado tu sistema inmunológico deteriorado, fatiga, bajo estado de ánimo y un mayor riesgo de lesiones.

3. Somos «antifragiles»

Antifrágil fue un término acuñado por Nassim Taleb para describir la forma en que los humanos, pueden adaptarse a repetidas exposiciones de estrés cada vez mayores.

Hormesis se refiere a la manera en que una dosis moderada de radiación UV no solo ayuda al cuerpo a producir vitamina D, sino que también estimula la producción de melatonina, lo que hace que la piel sea más oscura y más resistente al ardor. Con más melatonina, la próxima vez que salgas al sol puede tomar más rayos UV y durante más tiempo.

El proceso por el cual tu cuerpo aumenta en fuerza y ​​resistencia en respuesta al ejercicio es muy similar: una dosis moderada de ejercicio producirá adaptaciones en tu cuerpo que le permitirán manejar más la próxima vez.

4. ¿Cuánta hormesis puedes manejar?

En teoría, existe una dosis óptima de ejercicio y una dosis óptima de UV que producirá las mayores adaptaciones en el menor tiempo posible.

¿Quién no quiere adelgazar y broncearse lo más rápido posible?

El problema es que la línea es muy fina y además difícil de saber exactamente dónde está esta línea.

Por lo tanto, es muy fácil quemarse.

5. La genética juega un papel muy importante en tu tolerancia.

Las personas que naturalmente tienen mucha melatonina (es decir, piel más oscura) pueden pasar mucho más tiempo en el sol sin quemarse, que las personas de piel más clara.

Igualmente, algunas personas pueden manejar entrenamientos mucho más largos y más difíciles antes de que corran el riesgo de sobreentrenamiento.

Incluso teniendo en cuenta su genética, aún es difícil establecer una cifra exacta sobre cuánto de bueno puede manejar debido a diversos factores externos.

Exposición al sol: ¿Hay niveles bajos de ozono hoy? ¿Estás en altitud? ¿Cómo está la capa de nubes? ¿Hay una brisa engañosa?

Tiempo de gimnasio: ¿cómo dormiste? ¿Cuánto estrés estás bajo? ¿Cómo ha estado tu dieta?

Una miríada de factores puede reducir su umbral haciendo que sea demasiado fácil cruzar hacia la zona de quemado si está volando cerca de la línea.

6. La genética juega un papel enorme en tus límites

Si eres de latitud norte y tienes una piel muy pálida, incluso si optimizases perfectamente tu nivel máximo de exposición al sol cada día el resto de tu vida, nunca tu piel se volvería tan oscura como la de alguien con una herencia genética cercana al ecuador.

De la misma forma que todos tenemos límites diferentes con respecto al tono de la piel, también tenemos límites con respecto al desarrollo muscular y al aumento de la resistencia.

Todo el mundo puede aumentar su fuerza, sentirse más en forma y más atlético, pero no todo el mundo puede desarrollar músculos enormes, tener una grasa corporal muy baja o alcanzar niveles olímpicos de rendimiento.

7. Salud vs Hollywood

La buena noticia es que se puede conseguir una salud óptima de forma más fácil y rápida que un «cuerpo perfecto».

Una dosis moderada regular de sol y ejercicio por debajo del límite es suficiente para mantenerte en forma y maximizar tus posibilidades de una vida larga y activa.

Un cuerpo delgado y ligeramente bronceado podría ser mucho más saludable que otro bronceado y esculpido que haya pasado demasiado tiempo cerca del borde de la zona de peligro.

8. La tortuga y la liebre

El punto 7 no quiere decir que no debas alcanzar tu potencial genético, solo que debes ser paciente.

El error clásico de las vacaciones en la playa es exagerar el primer día y obtener una vergonzosa quemadura roja brillante. Debido a las quemaduras solares, no puedes volver a la playa y terminas yendo a casa tan pálido como cuando llegaste.

La gente comete el mismo error en el gimnasio: sobreentrenamiento intentando ponerse quadrado en seis semanas, para terminar renunciando, agotados y desmotivados, encontrándose de nuevo donde comenzaron.

La mejor solución es recordar que no hay prisa. Tómate tu tiempo. No intentes obtener resultados rápidos, mira a largo plazo.

La salud ante todo, no te quemes, y con paciencia y perseverancia puedes alcanzar gradualmente tu potencial genético.

Como dicen aquí en España – No seas un Guiri Gamba!


Descubre el MVP

Únete a nuestra lista de correo y obtén tu guía de ejercicios FounderFit MVP gratuita

Descubre el MVP

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *